fbpx

El arte está en las calles y reside en los corazones. Okupa de mi corazón, arte de escribir, arte de pintar, arte de dar. En mí, tino sentimental.

adela-requena

MOOD TODAY ADELA REQUENA By The Eye

Demostración, agradecimiento. Dibujar mucho y desdibujar mucho más. El arte es vestir, desvestir, y por supuesto, desnudez de sentimientos. Cuando iniciamos un nuevo camino no siempre hemos escogido billete de vuelta. A veces, no sabemos dónde nos depararán los raíles de la incertidumbre. Por mi sagaz pertenencia, antes de emprender un nuevo viaje, me aseguro de haber dejado las cosas en orden. Nunca me gustó el hilo colgante y macilento. Siempre rechacé las medias tintas y los no esclarecimientos. Es por ello, que me gustó desde muy antaño, dar antes de marchar. En trueques compartidos, no hablo de limosnas ni acertijos. Hablo de serenidad, testimonios y amor. Mucho amor. Siempre me gustó dar amor, siempre a mi manera.

Entre las cuatro paredes que recogen mi latente corazón, el arte es amor y ofrenda. Es poder decir aquello que mis labios nunca se atrevieron, lo que mi hemisferio norte nunca abandonó y lo que mis delgados propulsores dedos hoy escriben. Para enfrentarme al poco sabio sentir, siempre he sido un tanto perspicaz. He pecado de inexperiencia y he batallado con la ufanía. No me han hecho falta péndulos mentales, aunque sí alguna ecuación social. En más que menos ocasiones prefiero el reflejo, el papel y el olor a químico elaborado con carisma.

Idear un nuevo cuadro es dar. Dar amor. Seguramente a alguien con quien liberar cuentas. Seguramente a alguien a quien es fácil amar. Siempre en tiempo presente y para mí por supuesto, en imperativo, porque como bien he dicho, siempre me gustó dar, antes de marchar.

Pintar es expresar, es agradecer. Desde muy pequeña me enseñaron a dar las gracias y reconocer las buenas intenciones. Mis raíces no me dejaron hacerlo siempre con palabras. A los que el afecto y la demostración de aprecio se nos presenta en santas marías, pintas y niñas, preferimos las vías indirectas. En mi caso, el vulnerable escape de la pintura y la escritura desinteresada.

Por elegir, prefiero la mañana. El olor a sábana desteñida y el fondo musical elegido por criterio propio. Así es como me adentro en como he dicho antes, un nuevo caminar. En la escaleta de porqués de mis nuevas obras, siempre hay protagonistas. En algunos casos, narcisos de mi ser, en otros, inesperados llamadores de mi puerta siempre preparada para que podáis entrar.

En simplistas declaraciones, para mí, el arte es darte las gracias que nunca diré a tus oídos, pero que siempre podrás ver en tu decorado setentero gotelé. Para mí, el arte es enlace eterno entre amistad, familia y nuevos compañeros en el desierto del “qué nos deparará”.

Leer en Instagram

adela-requena

Deja un comentario